26 de enero de 2009

Sr. Chinarro

Ahora que los discos no recogidos en este recopilatorio han permitido a Antonio Luque dejar la planta sevillana de Bollycao, relanzo por aquí un resumen de su carrera, que puede descomponerse en tres etapas:
1 la etapa indie (que, obviamente, es la que más nos gusta) abarca sus cuatro primeros discos, incluyendo esas dos joyacas que son el porqué de mis peinados y noséqué nosécuántos. Influencias evidentes de los Cure y letras incomprensibles, siempre con ese toquecillo levemente flamenquizante.
2 la etapa mala: para qué andarnos con rodeos. La primera ópera envasada al vacío es una mierda de disco, pese a su reconocimiento internacional (aquel especial de los Inrockuptibles titulado le nouveau rock espagnol...). Los dos siguientes no arreglan el desastre.
3 la etapa accesible: el luminoso fuego amigo nos hizo creer de nuevo en él, y este venció su timidez, lo que le ha abierto nuevos públicos, algo que siempre está bien, pero hay que decir que los dos últimos discos son bastante sosos (salvo esa maravilla que es Los Ángeles, incluida en el resumen 2008).