23 de septiembre de 2008


La semana pasada vino cargada de actividades desagradables. Los primeros días fueron para la rentrée du cinema (la vuelta al cole del cine, wtf?), que por algo estaban los cines a 3'50. Y luego vino Scopitone (que no es un señor sino un festival), donde pude ir a varios conciertos gratuitos (¡porque los de pago estaban llenos!).
El primero fue el de Robin Guthrie y, hoy en día, es lo más cerca que puede estar nadie en el mundo de los difuntos Cocteau Twins, probablemente el mejor grupo de toda la década de los ochenta, por encima de Cure o REM. Este hecho me impresionó sobremanera. Además es el típico ex-estrella-del-rock-que-ademas-ha-salido-de-las-drogas. Y la cosa fue bastante cálida y cercana, más que nada porque se podía hablar con él como si fuera el ingeniero de sonido. ¡Y es el alma de Cocteau Twins, no lo olviden!
Pero es que además es amigo de Harold Budd, el Dios del ambient (con permiso de Brian Eno), con quien ha hecho la banda sonora de la película que más me emocionó el curso pasado, cuyo director es fan de ambos y ha tenido el buen gusto de incluir, en la peli, la mejor canción de Cocteau Twins y también la mejor de Sigur Ròs.
Al día siguiente fui al concierto de los nanteses French Cowboy, que como ya dije son los ex Little Rabbits, grupo de cierta notoriedad allá por 1999 (salían en la rockdelux! uuh!). Bueno, pues ahora hacen eso que llaman americana, que es como indie-country (pero la etiqueta sonaba tan mal que tuvieron que cambiarla) y es lo que hacía REM en sus primeros años en Warner (out of time, automatic, hi-fi) o, en otros parámetros, Wilco o Lambchop, y acaso los pucelanos Arizona Baby. Les dio tiempo a hacer una estupenda versión de la Winehouse y todo.
El viernes fui al concierto de los locales Gong Gong (que también irán al recopilatorio, no se me inquieten), pero porque eran los teloneros del gurú Etienne De Crécy; sí: se puede tener nombre aristocrático y ser DJ. La presentación era espectacular y la música machacona, lógicamente. Y el lugar (la interminable nave de uno de los antiguos astilleros, hoy refugio del elefante y otrás máquinas royaldeluxianas) no hacía más que aumentar la sensación de estar en una rave organizada por el ayuntamiento.
El sábado era el día del orgullo bretón, más o menos. Así que tocó ir al fest-noz urbano que montaron estos alegres aborígenes, donde un incombustible grupo de mujeres cantoras alegró la velada con la voz como único instrumento. Y claro, los bailes regionales, que son como las jotas (y como el folclore de medio planeta), pero todos dados de la mano.
El domingo se celebró la 118 (sí...) regata de Trentemoult, lo que da pie a montar una entrañable fiestecilla en la que participó una batucada algo pijilla (por sus uniformes y en comparación con la que todos conocéis: the one and only real batucada de AU) paseándose por la orilla de una de las zonas más bonitas de la ciudad. Eso sí, el comentarista no consiguió meterle nervio a la competición de vela: de donde no hay no se puede sacar. También había que hacer acto de presencia en algún ídem de las jornadas del patrimonio, como por ejemplo unos talleres de talla (cuanta elle) de piedra. Esta foto en España no es posible. [la foto vendrá, junto con otras, a ilustrar todo esto] Porque no hay niños. Habría que debatir si no hay niños porque no hay este tipo de cosas (y guarderías, y horarios dignos...) o no hay este tipo de cosas porque no hay niños. Claro que ahora con tanta inmigración este problema también parece solucionarse.
Por cierto eso del fin de semana del patrimonio es algo a explorar, porque de camino a casa me crucé con este tranvía, invadiendo las vías del actual.

9 comentarios:

  1. Vetusta24.9.08

    por cierto, ¿qué haces tú en la lista esa de "el país y el cine"?
    yo no compro pan

    ResponderEliminar
  2. vetusta24.9.08

    no vivimos mal, no; y yo presumiendo de ver UN concierto en san mathew, eso sí, que los héroes de mi adolescencia no desmerecen ¿eh?
    y mañana voy a la presentación del nuevo disco del hermano de marta ¿eh?
    lo siento, pero es que si no lo digo en voz alta me entra complejo...

    ResponderEliminar
  3. tampoco yo entiendo la lista esa de El País. Por cierto, la última foto no se deja agrandar (tenía curiosidad por ver si qué programa es)

    ResponderEliminar
  4. vetusta24.9.08

    sí se deja, al menos a mí sí
    y es el foobar

    ResponderEliminar
  5. empar25.9.08

    Grandes atmósferas crean los Cocteau Twins en sus canciones, esa part del blog lo firmaría cualquier popero ochentero...
    Viva el Rock d luxe!?
    Una rave patrocinada por el ayuntamiento? habrase visto!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Vetusta26.9.08

    Me ha gustado mucho el enlace de Harold Budd, un vídeo muy bonito, sí señor!

    ResponderEliminar
  7. Vetusta26.9.08

    Me gustan los french cowvoys esos, amigos de Lamboch y tal

    ResponderEliminar
  8. Vetusta26.9.08

    una falta: se te ha olvidao el enlace al tranvía, creo

    ResponderEliminar
  9. si alguien habla con el hermano de marta, decidle que si quiere huevos de bicho palo ggante, unos rojinegros y otros negrigualdos. comen helecho.

    ResponderEliminar

No sea racano. Procure firmar lo que dice. Gracias.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.