29 de enero de 2010

What would I want? Sky!

Más carteles desmotivadores del café: nótese el homenaje a James Gray

Matrix es la película más importante (en términos absolutos) de los 90. Además de por el shock que produjo en nuestros impresionables intelectos en el momento de su estreno (en 1999 mi generación tenía 19 años), el gran mérito de este "objeto fílmico" (terminología cahierista) es el mismo que el de los grandes autores que se citan en cualquier disciplina: el aglutinar, servir de compendio de todas las ideas anteriores, que andaban demasiado dispersas. Eso sí, se evita el síndrome del enciclopedismo gracias a una narración de lo más clásica: el advenimiento del mesías.
Y digo compendio porque el estupendo análisis beaudrillardiano al que han sometido la película los de la nueva asociación de cine y filosofía (otra! y con esto en Nantes ya hay más asociaciones que personas) me ha hecho recordar (es que a ratos me distraía porque uno tiene una edad y algunas ideas de la conferencia ya las había leído/oído aquí y allá) este elemento recopilatorio que eleva a esta película bastante más alto de a lo que muchos creen que apunta. un botón de muestra que no suele mencionarse: me vino por ejemplo la referencia al nacimiento-encendido de la Nostromo en Alien (1979), con sus pantallas imprimiendo su reflejo en los cascos vacíos de los astronautas; esto se proyecta en Matrix en el nacimiento-diálogo de la pantalla del ordenador que se refleja en la cara de Keanu Reeves (que no es consciente de que está empezando su propio parto como Neo).
Enfin que la película es muy detallista. Le lastra el exceso de escenas de acción completamente huecas, pero me abrumó escuchar hasta donde llega el frikismo referencial hacia Baudrillard: la chimenea, el espejo y el reloj en la escena de las píldoras, que no son sino la comunidad, el reflejo/consciencia de sí y el paso del tiempo que quedan arrasados por la aparición de la televisión pues esta sustituye a los tres en el salón del desierto de lo real.
Vamos que en apenas 40 intensos minutos de intervención he recordado el porqué estoy orgulloso de haber estudiado esta carrera. Quizás muchas de las ideas más interesantes no las he visto en clase, por pereza mía o desidia de los profes o del plan de estudios, pero al final algo queda: al menos ciertas herramientas y sobretodo la curiosidad de mantener el contacto con todo esto, aunque sea como espectador.
Por cierto el pase venía poco anunciado y con un cartel no demasiado atractivo: "ciné-philo". Pues aún así fuimos más los que nos quedamos fuera durante la proyección que dentro (nota para los aborígenes: la cola llegaba hasta el bar con el mejor nombre de Nantes: "El perro estúpido") y eso que coincidía con la cada-vez-más-molona fiesta de fin de exámenes. El colectivo filosófico de Nantes sigue sorprendiéndome: están como cabras, pero tienen muchos seguidores.
Luego queda volver a la cruda realidad de la vida intelectual universitaria en la que la altura de los debates (básicamente los revisionistas cool frente a los revisionistas uncool) no puede medirse ni en milímetros.
Foto poco habitual de la ISS de día y con tierra debajo: qué vertigo!

25 de enero de 2010

Lord Can You Hear Me? 2

portada a lo Animal Collective

Ultimamente me encanta empezar y/o terminar los CDs con canciones largas. Para la continuación de uno de mis mejores recopilatorios tenía que llevar esto a grados insospechados: dos temas ambient que introducen el disco durante 16 eternos minutos que ojalá fueran 160 porque se trata de Richard D. James (el que se pasea con su tanque, adquirido del ejército británico, por las playas de Brighton -y no me lo estoy inventando) y Jonsi de Sigur Rós (un gay que toca la guitarra eléctrica con un arco de violonchelo y se ha inventado un idioma para las letras no cantadas en islandés...). Y, para cerrar, el chalado de Noah Lennox y sus casi 13 minutos de folk espacial.

Entre medias, muchos juegos corales alucinados a la Beach Boys (Mates of State, Fleet Foxes, Grizzly Bear, Panda Bear), rock psicodélico de factura clásica (enormísimos Mercury Rev, Spacemen 3 o su descendencia gospeliana Spiritualized), rarezas psicotrópicas de grandes nombres (Cocteau Twins, Bon Iver, Massive Attack) y, por último, la canción con más guitarras de todos los tiempos (Kevin Shields, quién si no?).

El disco, al igual que el del resumen de 2009, está mezclado (cada canción empieza antes de que la anterior haya terminado, aunque los archivos mp3 sean individuales), lo que significa que, de grabarlo en un CD, no podéis olvidar quitar la pausa de 2 segundos que Nero y otros programas introducen automáticamente antes de quemar el disco.

Larga vida al ambient y al rock psicodélico! Descarga.

19 de enero de 2010

Where the wild things are

De la estupenda web Torpes Fotos de Familia.

Si los Ayuntamientos pueden decidir, iluminaciones urbanas mediante, que la Navidad empieza en noviembre, en Chilled Records podemos publicar nuestro single navideño a finales de enero.
Para celebrar la victoria poética (pero bien real) de Rage Against The Machine contra, precisamente, la maquinaria (el single del triunfito británico de este año) durante la tradicional batalla por ser la canción más vendida de las Navidades en el Reino Unido, os propongo un single (15 Mb) que funciona como complemento y cierre del EP con el que abríamos las fiestas, aquel *.* cuya unidad temática residía, como con este nuevo lanzamiento, en los coros infantiles que interfieren en el rock. Descarga.

8 de enero de 2010

...que se quite Avatar

Cassini demostrando, por el reflejo del Sol, que hay agua en Titán